Leer o no leer: esta no es la cuestión « Dinamiza Lectura

See on Scoop.itBibliotecas Escolares Argentinas

Partamos de la diferencia entre la lectura instrumental ( de la que no podemos prescindir ) y la lectura autónoma que se realiza por puro placer y que sí es opcional.
La primera es una herramienta insustituible para acceder al conocimiento, para situarnos en el mundo. El desarrollo de la competencia lectora no es una cuestión de gustos, es una cuestión de necesidad: debemos leer y aprender a superar todas las fases del proceso (decodificar, interactuar, comprender e interpretar) de la misma forma en la que aprendemos las reglas básicas de la aritmética. Y este aprendizaje requiere un entrenamiento, una constancia que no podemos dejar en manos de la voluntad del alumno. Está claro que si esta formación se realiza desde el placer nos resultará mucho más fácil superar las distintas etapas; pero no siempre es así, en numerosas ocasiones nos vamos a encontrar con alumnos que no van a realizar un acercamiento voluntario al libro, y es ahí donde toma fuerza la figura del mediador.
Leer no es fácil, leer requiere un esfuerzo por parte del lector y nuestra labor como mediadores se enfrenta al reto de hacer atractiva una actividad que resulta compleja, frente a otras como puede ser el visionado de una película, en la que el esfuerzo se minimiza.
El fomento de la lectura es una labor de seducción: tenemos que provocar el deseo en nuestros alumnos, despertar su interés por descubrir lo que las páginas esconden, la necesidad de ir más allá, y para ello todas las armas son válidas: lecturas compartidas, debates en clase, creación de blogs, utilización de las redes sociales, propuestas de textos derivados….todo lo que nos permita acercarnos a los libros y desarrollarnos como lectores competentes. La consolidación de las habilidades lectoras es progresiva, escalonada, vamos superando pruebas, enfrentándonos a textos más complejos con objetivos diversos, y esa práctica sistemática es la que nos va afianzando como lectores.
No voy a entrar en la polémica de las lecturas literarias obligatorias en los centros escolares, no podría ser objetiva ya que tuve la suerte de tener profesores magníficos que supieron acercarme los clásicos con su entusiasmo. Estoy convencida de que es posible este acercamiento pero también que hay que fragmentar, acompañar, versionar….
Existen buenos y malos libros y es responsabilidad nuestra como mediadores seleccionar textos de calidad y hacerlos accesible. Compaginar este criterio de calidad con la libertad de elección no es tan complejo como puede parecer : que los alumnos elijan aquello que quieren leer dentro de las opciones que hayamos puesto a su alcance teniendo en cuenta sus intereses y sus habilidades, textos que no sientan ajenos, pero también textos con los hagan crecer como lectores. Contemos con su opinión a la hora de la selección, tengamos en cuenta sus recomendaciones…. el simple hecho de hacerlos partícipes modificará su actitud ante ese libro que tienen la “obligación” de leer.
Leer no es una opción, leer hay que leer.

See on dinamizalectura.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Leer o no leer: esta no es la cuestión « Dinamiza Lectura

Archivado bajo Sin categoría

Los comentarios están cerrados.